El nuevo veranito cambiario

Texto 5

Hay un dicho muy popular que dice que en la Argentina cuando el dolar retrocede lo que pasa es que esta tomando impulso.
Desde hace varias semanas atrás tenemos un “veranito” cambiario que dejó al dólar en estado Zen.
Las razones más importantes son las siguientes:

1) En el plano politico, tenemos razones para pensar que en las PASO el macrismo logrará llevarse el triunfo seguido de cerca por la dupla Fernández. Semejante buena noticia trae mucha tranquilidad a los mercados, que se siente mucho más seguros frente a un triunfo del macrismo, que frente a un triunfo del kirchnerismo.

2) La guerra comercial que Donald Trump establece contra China le juega muy a favor a todas las economías emergentes generando que se revalorizan sus monedas locales. El peso no es la excepción y se vio fortalecido estos últimos días a la par que el dólar retrocedió.

3) El campo está vendiendo su maravillosa cosecha récord. Estas exportaciones generan dólares frescos que ingresan a la economía Argentina.

4) La tasa de interés de la Argentina que ronda el 60% anual es todo un récord en el mundo entero y comparado con el interés que puede generar un banco europeo o un banco estadounidense es todo un negocio. La jugada de muchos grupos económicos es, entrar al país, vender sus dólares, posicionarse en pesos con tasa de interés al 60% anual, esperar unos meses mientras el dólar siga tranquilo y después vender las posiciones en pesos, volver a comprar dólares a irse y llevarse nada más nada ni nada menos que una ganancia del 60% anual en dólares, si todo sale bien claro. Podría pasar que el dólar suba mientras ellos están en pesos y tengan perdidas.

De las cuatro razones que hemos mencionados por las cuales el dólar se mantiene estable e incluso a la baja, podemos destacar que 3 de ellas son completamente momentáneas. La cosecha en algún momento se va a terminar, la tasa de interés del 60% anual que paga la Argentina no va a durar para siempre y los grupos económicos que vienen a buscar esa taza en algún momento nos van a dejar.

Por otro lado la Argentina tiene un 2,5 % de inflación mensual, con lo cual, lentamente perdemos competitividad. Mientras el dólar siga estable, y los precios en Argentina aumentan, perdemos posibilidades de exportar productos y servicios. Esto se puede definir como atraso cambiario y a la Argentina siempre le fue mal cuando hubo atraso cambiario. El sentido común nos diría que luego de las elecciones, cuando ya tengamos un presidente claro, habrá algún tipo de corrección con el tipo de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *