¿Una nueva bomba?

Semana del lunes 29/09/2018 al 02/10/2018

En esta semana se superponen varias novedades. Algunas ya eran previsibles y otras fueron una gran sorpresa.
Entre las previsibles, la inflación de octubre llega al 6%, y esto significa que la inflacion anual del 2018 estará en un 48% como mínimo.
Si tenemos en cuenta que históricamente ningún país logró nunca bajar la inflación más de un 5% anual, ya podemos contabilizar que la inflacion para 2019 será del 43% como mínimo.
Tomando este dato, se pueden tener 2 conclusiones simples y matemáticamente incontrovertibles. La primera es que el presupuesto para 2019 ya es una declaración ficticia, y nunca podrá funcionar porque esta proyectando una inflación del 34%.
La segunda, es que si la banda de no intervención del Banco Central se actualiza al 3% mensual, en algún momento tendremos atrazo cambiario, porque la cotización del dólar subirá un 3% mensual mientras que los precios de los demás productos subirán un 4% en promedio.
Pero como si todo esto fuera poco, se suma un nuevo actor a este escenario.
Primero el BCRA le pidió gentilmente a los bancos que intenten subir sus tasas de interés para depósitos en plazo fijo, ya que los bancos esta ganando nada menos que un 70% anual con las Leliqs, pero el rendimiento de la mayoría de los plazos fijos es inferior al 50% anual.
Al no tener una respuesta positiva de parte de la banca privada, en esta semana se informó que el Banco Nación estara ofreciendo una super tasa para el publico en general. Para depósitos a plazo fijo anuales, actualizados por el coeficiente de inflación UVA, le sumará un 10% anual de interés. Los plazos fijos actualizados con el coeficiente de inflación UVA funcionan en distintos bancos desde que existen los créditos UVA, que son su contra parte. Pero nunca tuvieron mucho éxito. Fueron una opción que no pude competir nunca contra las Lebacs, y su difusión mediática fue mínima.
Ahora, con la apuesta de un 10% extra del Banco Nación, se vuelven una de las opciones más atractivas para el inversor que busca mantenerse en pesos.
Ante semejante tasa, el dolar comenzó a bajar, movido por gran cantidad de capitales que vienen al país para disfrutar de las altas tasas de interés. El monstruo de las Lebacs, ahora vuelve de sus propias cenizas potenciado. Porque las altísimas tasas tienen varias cabezas, entre las que tenemos Leliqs, Lebacs y depósitos anuales en el Banco Nación.

Por todo esto, la bomba ya esta instalada. Apenas suceda cualquier mínima cosa, los capitales extranjeros volverán a dolarizar sus carteras y tendremos una nueva corrida cambiaría.

Un importante punto de inflexión será cuando la cotización del tipo de cambio toque el piso de la banda de no intervención. En ese momento, los capitales extranjeros sabrán que el dolar sólo podrá subir, y para colmo de males, el Banco Central planea comenzar a bajar la taza de interés cuando eso suceda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *