Del miedo a la paz

Semana del 17/09 al 21/09/2018

Luego de un fin de semana cargado de rumores de todo tipo, donde se hablo de dolarizar la economía, de convertibilidad cambiaría, y mucho más.

La semana comenzó con expectativa frente al súper martes, día en el que vencieron lebacs por $ 400.000 millones de pesos, unos 10.000 millones de dólares al cambio actual.
Para calmar los ánimos, el Banco Central salió a vender 300 millones de dólares desde las primeras horas del lunes. Y si, sigue la lógica de pan para hoy y hambre para mañana (link). Logró hacer retroceder la cotización 11 centavos, y de esa forma ganar el primer día de la semana.

Lecaps Vs. Dolar

Cómo parte de su estrategia de desarme de Lebacs, el tesoro oferto Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos (Lecaps). Lo cual es exactamente lo mismo que las lebacs, pero con un plazo más largo, es decir, de 132, 160 y 374 días.

El inversor que aposto a este instrumento tiene la valentía de un súper héroe, porque en el contexto actual, las posibilidades de que el dolar continué ascendiendo son grandes.
Por otro lado muchos medios y el propio gobierno repiten hasta el cansancio que están desmantelado la montaña de lebacs, y en realidad sólo le están cambiando el plazo de tiempo y el nombre. Las Lebacs contaban con un plazo mas corto, que era de 35 días y eran emitidas por el BCA. Ahora las Lecaps, tienen un plazo mínimo de 120 días, y las emite el tesoro. Como instrumento financiero son mejores para el gobierno, porque con un plazo de tiempo tan largo, se despreocupa por mucho tiempo de que cuando venzan los tenedores salgan de los pesos y quieran comprar dólares. Pero en el fondo, todo se repite, porque se pagan tasas del 50% anual y la mayoría de los compradores son fondos extranjeros, los cuales vienen atraídos por las altas tasas de interés pero se irán cuando las tasas bajen o suba el dolar. A este tipo de inversores se los llama capitales golondrina.

Éxito para el BCA, el dolar bajo

El temor desde un principio, fue que se diera una estampida al dólar, porque el Banco Central no tendría ni la cantidad de billetes norteamericanos ni el permiso del FMI para vender hasta neutralizar esa amenaza y de esa forma sostener el valor del peso en $ 40 pesos por dolar.

La jugada era que entre los anuncios del presupuesto 2019 y el acuerdo con el FMI (un nuevo acuerdo) sumado a la licitación de Lecaps, el dolar por fin bajaría. Y el gobierno tuvo éxito en su cometido, porque por fin, el dolar bajo sin intervenciones del BCA de ningún tipo.
El miércoles comenzó una espiral descendente que se extendió durante el jueves y el viernes.

Presupuesto 2019, totalmente dibujado

Por otro lado, por fin llegó el anuncio del presupuesto para 2019. Y como reza el viejo adagio “el diablo esta en los detalles”.

Porque si tomamos con optimismo que alcanzamos el déficit 0%, ahora podemos ver que ese logró sólo será posible si se cumplen porcentajes de cotización cambiaría e inflación completamente imposibles.
Empezando con una inflación del 23% anual, y resulta que ahora mismo ronda el 40% y consultores privados la ubican en un 45% para fin de año. Quizás algún lector optimista piense que la inflación podría bajar un 22% para el 2019, pero eso seria un milagro nunca antes visto en la historia económica sel mundo.

El mayor descenso de la inflación fue de 5% anual, nunca mas que eso desde que se tiene registro.
Otro punto controvertido es que la cotización del dolar, se mantendrá en los $ 40 pesos, siendo que hasta el martes, el BCA debió vender millones de dólares todos los días para mantenerlo estable.
El presupuesto es, sin exagerar, ridículo. Y quizás algún lector su apure a preguntar: “¿Bueno, pero eso en que nos afecta?” Y la respuesta es contundente, ese presupuesto delirante, es el que le están mostrando al FMI para convencerlos de que la Argentina tendrá déficit 0%.
Ahora bien, luego de la intermediación de Trump en favor de la Argentina, puede ser que el FMI haga la vista gorda y termine prestando más dinero. El problema es que la realidad sigue ahí.

El déficit primario posiblemente vuelva a ser grande y en algún momento del futuro volveremos a buscar el auxilio de entidades como pueden ser el FMI, Trump o la divina providencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *